Nuevo comunicado del Colegio de Sevilla sobre el brote de listeriosis

CON RECOMENDACIONES SOBRE LA SEGURIDAD ALIMENTARIA EN ANDALUCÍA

Nuevo comunicado del Colegio de Sevilla sobre el brote de listeriosis

Colegio de Sevilla
LISTERIA

El Colegio de Sevilla ha hecho público el siguiente comunicado respecto al estado actual del brote de listeriosis:

 

En primer lugar queremos hacer llegar nuestro pesar y apoyo a los familiares de los fallecidos y nuestra sincera solidaridad a todas las personas afectadas por este desafortunado brote de listeriosis.

Transcurridos ya más de 25 días desde la declaración de la alerta alimentaria y vistos los datos epidemiológicos podemos afirmar que la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía ha realizado una buena gestión de la crisis ya que ha disminuido paulatinamente y en tiempo el número de afectados y la mortalidad en este tipo de brotes que en Europa se sitúa sobre el 15% de los afectados y en el caso que nos ocupa está en torno al 2%.

Igualmente queremos transmitir nuestra felicitación a los Veterinarios Inspectores, tanto municipales como de la Junta de Andalucía, por la buena labor que vienen desempeñando diariamente en el ámbito de la seguridad alimentaria y salud pública de modo muy profesional y a pesar de las difíciles condiciones en que realizan su trabajo.

Dicho esto queremos hacer una serie de consideraciones respecto a la seguridad alimentaria en nuestra Comunidad en general y al actual brote de listeriosis en particular:

  • Debe revisarse con urgencia la plantilla de veterinarios inspectores tanto en los Ayuntamientos con competencias (Sevilla, Granada y Málaga) como en los distintos Distritos Sanitarios para que se adapten a las necesidades y al volumen de trabajo que tienen. El acceso a la salud debe ser igual para todos los ciudadanos y por ello es muy importante que todos tengan el mismo grado de seguridad alimentaria con independencia del lugar donde vivan. Por ello consideramos muy importante y urgente que se mejore también la coordinación y los canales de comunicación entre las instituciones municipales y la Junta de Andalucía.
  • La existencia de solo siete Inspectores Veterinarios en el municipio de Sevilla con 700.000 habitantes y una población en tránsito adicional de 2.500.000 turistas es manifiesta y peligrosamente insuficiente dado el elevado número de establecimientos e industrias alimentarias que radican en la ciudad de Sevilla. La ratio de veterinarios inspectores por cada 100.000 habitantes es muy inferior en Sevilla capital a la de los distritos sanitarios de la provincia. Si además vemos que según datos que disponemos en Sevilla capital existen 4850 empresas de restauración, 4915 minoristas, 1513 industrias alimentarias y 378 comedores escolares, entre otras establecimiento vemos que es una impresionante e imposible carga de trabajo para los escasos siete Inspectores Veterinarios con que cuentan los servicios Municipales.
  • Es difícil entender que los servicios municipales responsables de una parte importante de la Salud Pública como es la Inspección y control en materia de seguridad alimentaria dependan de la Dirección General del Área de Economía, Comercio, Relaciones con la Comunidad Universitaria y Área Metropolitana y más disponiendo el Ayuntamiento de una Dirección General de Salud Pública.
  • Además de aumentar el número de veterinarios inspectores es igualmente necesario y urgente dotarles de personal auxiliar y medios materiales para el mejor cumplimiento de su importante función. En el municipio de Sevilla realizan las inspecciones con su propio medio de transporte y con escasa dotación para comprobaciones técnicas in situ y toma de muestras.
  • Debemos recordar a las distintas Administraciones competentes, local, autonómica y central, la inexcusable obligatoriedad legal de colegiación de los Veterinarios funcionarios, obligación esta ratificada por numerosas sentencias del Tribunal Constitucional y que de momento no están exigiendo a pesar de los requerimientos hechos desde distintas Organizaciones Colegiales.
  • Igualmente es importante que se refuerce el carácter de Agente de la Autoridad a estos inspectores y que puedan contar con el apoyo de agentes de Policía Local en determinadas inspecciones que se prevean conflictivas.
  • Los establecimientos e industrias alimentarias deben contar con profesionales en seguridad alimentaria, fundamentalmente Veterinarios, que asuman la responsabilidad de los programas de autocontrol y que colaboren con los Servicios de Inspección facilitando la labor de estos.
  • Estos profesionales deben acreditar su formación adecuada ante la Administración que debería establecer y controlar un Registro de profesionales de seguridad alimentaria.
  • También es necesario establecer un control oficial por parte de la Administración de los laboratorios externos que realizan los pertinentes análisis dentro de los programas de autocontrol de las empresas.
  • Es preciso y urgente revisar y actualizar el actual modelo de clasificación por riesgo de los establecimientos e industrias alimentarias para optimizar la frecuencia de inspección y supervisión del control sanitario.
  • La Consejería de Salud y Familias debe retomar el control de la formación de manipuladores, actualmente es responsabilidad de operador, y así fomentar la necesaria profesionalización del sector.

Sevilla a 11 de Septiembre de 2019

Noticia
Contenido principal 2 columnas título